20 abril 2009

Eres veneno en la piel...













Me gustas todo tú...
cuando callas y pemaneces ausente.
Cuado tu mirada explora el mundo que compartimos
y más aún, cuando acaricias mi pecado y cuerpo.
... en un beso furtivo que sujetas en mi cuello.
Y cuando posas tu lengua en mi miedo 
y me invade tu recuerdo
durante una caricia nocturna.
... en una mirada celosa, 
cuando te diriges hacia mí,
y confiesas quererme.
Porque vas llenando el vacío,
que otros ayeres dejaron 
en mi mente, cuerpo y piel.
Has quitado el velo de mis ojos.
Tu alma, ingrato, llegó a mi vida
para ayudarme a explorar emociones tan intensas
que ya había olvidado y que,
en el pasado guardado, temía recordar.
Por eso me gustas.
Y por tus gestos, tus sonrisas,
tus prosas y esas cosas añejas 
que no quieres olvidar.
Por eso y por infiel...
Que más puedo hacer 
si he apagado mi voluntad,
luego de que has logrado penetrarme...
como veneno en la piel.

4 comentarios:

Athena dijo...

Tu alma, ingrato...
Ahora me gusto esa parte jeje

Saludos!!

Luger Himmlisch dijo...

ºoº

Luger Himmlisch dijo...

ºoº

Serpiente sabor Sandía dijo...

Gracias por pasar por aquí... saludos!!!