16 septiembre 2009

Hojas al Viento


Clavas en mi tu mirada y sexo.
Impaciente quedo mientras muevo mis caderas.
Bañas mi suave piel con tu húmedo cuerpo.

Percibo las hojas al viento...

Suelto mi cabello y juego con el a ciegas.
Radico en la oscuridad de tus propios sueños.
Imagino cómo será escuchar decir "te quiero".

Cuentas cada lunar...

Posas tus manos firmes.
Me acaricias cual terciopelo.
Bebes avaricia de mis labios.

Caminas en senda desnuda...

Detienes tu trote en los rincones de mis deseos.
Te apoderas de mi voluntad de hierro.
Yacemos juntos y alcanzamos el cielo.

Pierdo la razón y no regreso...

Olvido al mundo...

Suplico recordar el último suspiro...

Elevo oraciones, pido perdón por el pecado cometido.

1 comentario:

Jord∂n∂ ∂m∂r∂nth∂ dijo...

Porque aún quedan los enfermos; la mayoría tiene los pulmones dañados, pues no sólo fue incendio, fue explosión y el humo entró en sus pulmones provocando daños irreversibles.