30 marzo 2009

Duda Vacilante


Con la plena certeza de que tu amor es mío,
a cada instante temo que dejes de quererme.
Tu amor es una llama y a veces tengo frío.
Me enloquece el silencio y esa duda vacilante,
que me torna alma sombría,
se diluye en tu sonrisa y vuelvo a soñar.

Más después, implacable,
adquiere nuevos bríos
y fustiga mi sueño 
hasta verlo sangrar.
¡Maldita duda!
Por ti…
cómo duele amar.

5 comentarios:

Athena dijo...

Duele...
Duele hasta matar.
Dudas, desazón, nebulas,
si que es difícil amar.

Serpiente sabor Sandía dijo...

Es curioso ¿no?, dicen que es más fácil odiar que amar... pero, "del odio al amor hay solo un paso"... saludos y gracias por pasar por aquí!!!

Azul Selene dijo...

hola, aqui una perdida transeunte de blogs efimeros, que por casualidad cayo en tu lares, buen texto.

Tonalli: Casa del Sur dijo...

¡qué romanticota me saliste en este poema amiga!, lo siento pero esa no es mi onda :D

Serpiente sabor Sandía dijo...

Azul Selene:
Gracias por la visita.... regresa pronto!!!

Amiga Tonalli:

Todos atravesamos nuestra ¡¡¡MALDITA!!! etapa cursi... jajaja... yo no fui la excepción... ni modos... ya subiré más de esos tiempos... saludos!!!