19 agosto 2009

Compañeros Invisibles


Tu lengua en mis piernas resbala serena.
Me agito y grito un suspiro, deseo apagado.
Tus dedos tan dentro,
me frotan y queman y humedecen la tarde
de éste lluvioso verano, 
al compás de relámpagos
y truenos que suenan, 
los acompañan gemidos de cama.
Compañeros invisibles que acampan desnudos
esperando el reposo, para dar inicio
a otra tarde lluviosa de sexo
y promesas sin fondo, con palabras cortas
que dirigen y exigen cada vez más placer.
Extiendo mis brazos como mariposa,
con húmedos senos posados en tu boca, 
mientras en mi cuerpo 
abundan semillas maravillosas.
Me entrego completa, 
lasciva a este río salado 
donde quiero pernoctar...

10 comentarios:

Amorphis dijo...

Que más se puede decir ante semejante oración al erotismo, simplemente dejemos las palabras a un lado y gocemos con esas maravillas de la vida...

Serpiente sabor Sandía dijo...

Podría gozar la muerte misma.... jajaja...

Saludos!!!...

ROSALMOR dijo...

Todos queremos Serpi...Bellìsimo...

Serpiente sabor Sandía dijo...

Gracias por pasar por aquí!!!... saludos...

Luger Himmlisch dijo...

¡Bravo! Qué inspiración....

Serpiente sabor Sandía dijo...

mmm... luego te digo algo en secretito... jijiji...

Athena dijo...

Haa me gustan tus poemas eróticos je, de ahí porque les hago cita.

Saludos!!!

Serpiente sabor Sandía dijo...

Gracias por la visita, Athena... saludos!!!

Tonalli: Casa del Sur dijo...

Gulp!!!, Jesús María y José diría mi amigo Toñito. ¡qué bárbara mujer! ¡esos tus pensamientos!, ¿hace calor? jaja. Ta chido. Sos una atrevida vos, algún día me atreveré a escribir de esos momentos jiji. Saludos

Serpiente sabor Sandía dijo...

Jajaja... era la intensión, hay que elevar la temperatura de la literatura... jijiji... hice verso sin esfuerzo... saludos!!!