23 mayo 2009

Dedicado a Dámaris Molina Herrera (Q.E.P.D.)

Sólo Muerte*

Hay cementerios solos,
tumbas llenas de huesos sin sonido,
el corazón pasando un túnel
oscuro, oscuro, oscuro,
como un naufragio hacia adentro nos morimos,
como ahogarnos en el corazón,
como irnos cayendo desde la piel del alma.

Hay cadáveres,
hay pies de pegajosa losa fría,
hay la muerte en los huesos,
como un sonido puro,
como un ladrido de perro,
saliendo de ciertas campanas, de ciertas tumbas,
creciendo en la humedad como el llanto o la lluvia.

Yo veo, solo, a veces,
ataúdes a vela
zarpar con difuntos pálidos, con mujeres de trenzas muertas,
con panaderos blancos como ángeles,
con niñas pensativas casadas con notarios,
ataúdes subiendo el río vertical de los muertos,
el río morado,
hacia arriba, con las velas hinchadas por el sonido de la muerte,
hinchadas por el sonido silencioso de la muerte.

A lo sonoro llega la muerte
como un zapato sin pie, como un traje sin hombre,
llega a golpear con un anillo sin piedra y sin dedo,
llega a gritar sin boca, sin lengua, sin garganta.

Sin embargo sus pasos suenan
y su vestido suena, callado como un árbol.

Yo no sé, yo conozco poco, yo apenas veo,
pero creo que su canto tiene color de violetas húmedas,
de violetas acostumbradas a la tierra,
porque la cara de la muerte es verde,
y la mirada de la muerte es verde,
con la aguda humedad de una hoja de violeta
y su grave color de invierno exasperado.

Pero la muerte va también por el mundo vestida de escoba,
lame el suelo buscando difuntos;
la muerte está en la escoba,
en la lengua de la muerte buscando muertos,
es la aguja de la muerte buscando hilo.

La muerte está en los catres:
en los colchones lentos, en las frazadas negras
vive tendida, y de repente sopla:
sopla un sonido oscuro que hincha sábanas,
y hay camas navegando a un puerto
en donde está esperando, vestida de almirante.

*Poema de Pablo Neruda

6 comentarios:

..:: Shinji Ikari ::.. dijo...

Yo no sé, yo conozco poco, yo apenas veo, pero creo que su canto tiene color de violetas húmedaseso me encantó. "solo la muerte" es un extraño poema.

Saludos!
:D

Serpiente sabor Sandía dijo...

Gracias por tu visita, Shinji...

Jord∂n∂ ∂m∂r∂nth∂ dijo...

quién era dámaris?

Serpiente sabor Sandía dijo...

Mi mejor amiga, mi fiel confidente, mi secretaria en todos los lugares donde he trabajado... mi escucha, la crítica constructiva de mis textos, de mi vida. Una gran mujer que sufrió la muerte de su papá, su primer esposo, su hermana, su sobrino y dos de sus hijos por Cardiomegalia, misma enfermedad por la que murió ella y que ahora aflige a su única hija, una hermosa niña de 8 años de edad... pero aún así, era feliz, alegre, contagiosa, luchona... un gran ejemplo para mí... ésa era Dámaris...

Tonalli: Casa del Sur dijo...

no manches!, de verdad que la muerte anda rabiosa, ni modo amiguita. Qué te puedo decir yo que ando en las mismas que vos, sufriendo la pérdida de un gran amigo... pero ánimo, no queda de otra que seguir pa'lante. Un abrazote y besos.

Serpiente sabor Sandía dijo...

Gracias amiguita... habrá que organizar una tertulia para recordar a los caídos...